Avisar de contenido inadecuado

POR QUÉ ODIO A LOS POLÍTICOS

{
}

 

 

 

 TAGS:

 

 

 

          

 

Soy un ciudadano corriente. Me llamo Luis Alfredo Díaz Velázquez, y sí, lo reconozco, odio a los políticos. Odio a los políticos de una manera profunda y visceral, pero también meditada y razonada. Reflexiva y totalmente convencida.

Siento hacia ellos una total indiferencia y una marcada repugnancia. Hacia todos ellos, independientemente de la causa, idea o movimiento que supuestamente abanderen... del lucro que persigan... del partido político en el que legalmente, con total ausencia de escrúpulos y con una más que discutible ética se cobijen.

¿Recuerdan aquel viejo juego de las remembranzas?...

Verano... sol, vacaciones, amigos, playa, fiestas.

Invierno... frío, nieve, abrigo, Navidad, botas.

¿Políticos?... no voy a escribir realmente a dónde me lleva la palabra, por temor a que pudieran incordiarme con alguna reclamación legal, puesto que este texto queda registrado y a la vista, y no soy un experto en Derecho. Solo diré que algunos de los calificativos que me sugiere bien podrían atribuirse a personas en cumplimiento de condena.

Políticos. No los quiero como amigos, ni siquiera como conocidos. Lamentaría tener que sufrirles de vecinos. No quiero conocer a ninguno, aborrecería verme obligado a tener que estrecharle la mano.

Malvenido sea, cualquiera de ellos, a mi familia. Y repudiado será por mi aquel miembro -  (o miembra, permítanme este simulacro de chiste sin sentido... ¡oh!... una de sus graciosas invenciones) -, repito, repudiado quien ose integrar al círculo de mis seres más preciados a uno de ellos. No se lo perdonaría jamás.

Políticos. Me importa un comino las visicitudes de sus vidas. Si sufren, padecen, si lloran... ¿y a mí qué?. Si algún cáncer, lesión o enfermedad se los lleva por delante... si leo alguna noticia referida al fallecimiento de alguno de ellos en accidente de tráfico, avión, helicóptero o submarino... una víctima más... pero un político menos. ¿Acaso a ellos les importo yo?.

Políticos. Estoy cansado de mitos, creados por ellos mismos con el único fin de intentar vender y aparentar la normalidad de sus actos y actividades a ojos de la ciudadanía.

Vocación de servicio, dicen. Y tienen razón, claro, si entendemos dicho servicio como el suyo propio y el de sus allegados: familiares, amigos, compañeros de partido...

Una vocación de servicio muy bien remunerada, ciertamente. En nada comparable a la de los miles de voluntarios sociales, integrantes de ONG o misioneros que acuden en ayuda de quien la necesite, allá donde se les demande. Sin bonos  de viajes semanales en los más modernos y cómodos medios de transporte, con reservas prioritarias y asientos de calidad.

Vocación de servicio al amparo de nóminas suculentas, atribuidas no por méritos propios ni patronal ninguna; ni sujetas a ningún tipo de convenio laboral, sinó por designación directa, la de ellos mismos.

Apoyados en un nuevo mito, cual es el que son los peores pagados entre los países del entorno. Y que es bueno, es aséptico, el que tengan los sueldos altos, ya que de esta forma no se ve alimentada la tentación de robar. ¡Maravilla de próceres!.

Y ahí no acaba la cosa, no. Convencidos están, e intentan convencernos, de lo sacrificado de su profesión, ya que en el sector privado sus emolumentos se verían felizmente ampliados. De donde se deduce que los mejores Ingenieros, Biólogos, Abogados, Médicos, Comerciales, Torneros, Fresadores, Escritores, Dibujantes y Vendedores de zapatos de caballero... las mentes más iluminadas, vaya, de nuestra querida España, coinciden en su vocación política, la cual anteponen a sus intereses personales.

Para desconsuelo de nuestro sistema productivo, perjudicado y huérfano de tamaño potencial humano.

Políticos. Dicen sin sonrojarse que la política es un arte. El arte de la negociación, y todo eso... seguro que les suena. ¡Vaya!. Resulta que los guardianes y defensores de nuestro bienestar, tienen su venilla artística. Pues que se dediquen al espectáculo: payasos, trapecistas,  (esto estaría bien, más de uno se rompería la crisma e iríamos descontando nómina), humoristas, trileros...

Vaya casta. Han creado un monstruo que nos fagocita, y he aquí un país entero trabajando a destajo para su alimentación, para sus egos, para sus innombrables ínfulas y apetencias, para engordar sus cuentas corrientes.

Un país entero desangrándose por sus banderillas, y todo para que ellos puedan seguir manteniendo viva su burbuja, donde se mantienen plácidamente instalados gozando de su posición y sus privilegios.

Un país al que ahora le piden sacrificios, le imponen ajustes y recortes, le cercenan la ilusión y le mutilan su futuro. El monstruo exige inmolaciones, y ellos ofrecen las nuestras. Después de endeudar el país, de endeudar autonomías y ayuntamientos... de arrojar a la quiebra a miles de pequeñas empresas y autónomos, tras contratar sus servicios y luego no pagarles.

Ahora, por fin, nos muestran la piedra filosofal. Ahora nos explican el por qué de esta situación. La verdad de las verdades. Ahora nos señalan con el dedo y dicen que la culpa ha sido nuestra, porque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Sencillo.

Sencillo y genial.

¡Gracias, fieles y abnegados servidores de la Patria!

Políticos. Os odio con toda mi fuerza y todo mi conocimiento. Y prometo que continuaré haciéndolo hasta el fin de mi existencia. Aquellos que se vayan de este mundo antes que yo, que se...

Y los que habrán de hacerlo después de mí, que se... también.

 

{
}
{
}

Comentarios POR QUÉ ODIO A LOS POLÍTICOS

hola alfredo yo no llego a tu idea pero si que me son indiferentes unos y otros salgo poco y desde luego no para ir a la meca y la ceca en todo caso sera para tomarme un cafe o algo parecido pasalo bien que yo con mis mareyos tengo bastante sera el cambio de estacion me caes bien por que conmigo siempre has sido correcto educado y creo que aun no lo quieras dejar ver das una hermosa alma
me ha gustado tus comentarios y el segundo doy contigo los años no perdonan a nadie pero en fin si hubiera cambios ya los veriamos pasa buen dia te digo de no politica por mi salud doy con la tension baja y arrea cada mareo y ya con eso doy de sobra ahora que te veo tu escrito bien no dices ningun disparate al final si hay trabajo vives si no malo y como que nadie te da la fortuna
Joder, Country. Te has despachado a gusto. Si algún político le da por pasar por tu página se va a tentar la ropa, pero en el juego político entra la falta de vergüenza. Y en los sueldos, dietas y emolumentos de índole varia, pues idem, eadem, idem.
Mientras el país se desangra por todas sus costuras, ellos se entregan a los jueguecitos florales del do ut des, al ejercicio de sus devaneos, pactos y monipodios varios, en nombre de no sé qué sacrosantos y rimbombantes valores. Y a la gente, a los millones de parados, a los jubilados que les den dos duros. No, mejor, que se los quiten.
Se ha producido un divorcio de la clase política con la sociedad, visto que los que prometían olvidaron pronto lo prometido. Y las grandes estructuras burocráticas, gastos elefantiásicos, colocación de los afines y un cumplimiento laxo de los programas creadas, pues ahí quedan, pegadas a nuestros riñones. Pero lo peor se produce, a mi juicio, en la falta de responsabilidad. Aquí nadie es responsable de sus errores políticos y de la dilapidación del erario público, construido con sangre, sudor y lágrimas. De ahí el desapego social a la clase política y las reacciones tan preocupantes que se están produciendo de modo incontrolado, y que deben hacer reflexionar con urgencia y profundidad a los gobiernos y a la sociedad. 
Y vuelvo al principio. Muchas veces pienso que sería mejor para todo el mundo que no existieran los políticos pero eso supondría una larga reflexión. Nos queda el derecho al pataleo y al cabreo civilizado. Aunque existen muy buenas orejeras, diseñadas para la clase política.
Abrazos, L. A.
Querida Lucía, a mí también me ocurre como a tí, me caen indiferentes todos ellos. Lo que ocurre, que de vez en cuando, me reboto, pues por muy indiferente que intente permanecer, ¡coño!, las cosas de esos innombrables me afectan quieras o no.
Al fin y al cabo, también sale de mi bolsillo parte del dinero con el que se dan la buena vida, despilfarran sin sentido y acaba en cuentas propias o de su círculo.
Ya sabes, como dijo UNA MINISTRA en ocasión bastante reciente...

"...el dinero de los impuestos no es de nadie..."

Tócate los huevos, cómo va a ir bien el país, con mentes tan iluminadas.
Un abrazo
Totalmente de acuerdo contigo José, el divorcio entre la clase política y los ciudadanos, creo que ya está en un punto de reconciliación imposible.
Vamos, que deberíamos empezar ya a hablar de "las tres Españas". Las dos de toda la vida,  las que siempre más o menos han coexistido, y otra nueva, la de los políticos. ¡País!

Un abrazo.
Totalmente deacuerdo contigo Luis,  a los politicos ni hola, nos tienen exprimidos esto no de donde va  a ir a parar. Cada día mas gente en paro, y encima quieren que nos ajustemos el cinturon, como no nos ahoguemos del todo no se que va a ser de todos, esto es una verguenza. Me gustó el texto. Y la canción me encantó.

Besos.
Hola Luis....!!
Quise pàsar por tu rinconcito y me encontre con este texto AL DESNUDO, encuentro que tienes razon en todo lo que dices, a mi igual me son indiferentes, creo que los politicos en todas partes del mundo son iguales no les importamos ni un bledo , solo piensan en ellos.
un beso y un abrazo
Maggie
Claro, Paloma. A los políticos ni agua. ¡Y que no se les ocurra aparecer por los desayunos de nuestro grupo!  jajajajaja
Besos
Maggie, qué alegría verte de nuevo. Ya sabemos que andas muy, muy liada con tu trabajo, y que caminas a 100 por la vida.
Pues precisamente por eso se agradecen ´más tus apariciones.
No te olvidamos, estás en nuestro corazón. Así que tampoco nos olvides.

De los políticos... no merece la pena que comentemos más. ¡Que se j... !

Un beso, guapetona
UYSSSSSSSSSS... ¡¡Pues menos mal q era en plan suave!!
Esto lo tengo q leer más despacio pa corroborar o por lo menos... malmeter, jajajajajajaja
En cuanto tenga un rato libre me revuelvo. Seguramente para darte la razón. Visto por encima coincido en casi todo
UN ABRAZO SOCIO
alacran BICHO 01/05/2012 a las 22:17
Es la respuesta a una conducta. Los politicos hoy, son una fábrica de odio.
Saludos amigo.
riosil Jose 16/05/2012 a las 09:46
Totalmente de acuerdo. Vivo desde hace mucho de espaldas a ellos. Intento fingir que no existen.
No piquéis, no votéis.
Ana Ana 20/09/2013 a las 12:10

Deja tu comentario POR QUÉ ODIO A LOS POLÍTICOS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre